Café de la Reina

Conectado al vestíbulo de un elegante hotel de Lujo, el Café de la Reina o “BUR-BU-JA-JA” aporta la nota colorista y desenfadada al conjunto. El espacio se transforma de cafetería-delicatesen durante el día, a bar de sofisticados cocteles por la noche ofreciendo al visitante una envolvente de materiales iridiscentes y colores marinos.

Una gran barra verde y sinuosa recorre y estructura el alargado espacio, mientras una celosía de “algas” camufla el muro cortina de la fachada y las vistas de la ciudad más mundana, diluyéndolas en pequeños fragmentos de un mundo orgánico, subacuático. Paredes onduladas y suaves, con bandas reflectantes y bancadas y mesas circulares contribuyen --junto con los demás elementos-- a proporcionar una atmósfera sensorial donde el espacio y el usuario interaccionan a través del movimiento

Compartir:

Cliente

Aragonia

Localización

Zaragoza, España

Arquitectos

Belén Moneo, Jeffrey Brock

Equipo de Arquitectura

Andrea Caputo, María Pierres, Sandra Formigo, Andrés Barrón, Spencer Leaf and Silvia Fernández

Maqueta 3D

Andrés Barrón

Casa TEC 205

La Casa TEC 205 se encuentra en el borde sur de Monterrey, muy cerca del parque ecológico Chipinque. Un paisaje urbano dominado por la Sierra Madre, omnipresente en el horizonte de la ciudad. Esta casa es el premio del Tradicional Sorteo que organiza cada año el Tecnológico de Monterrey para recaudar fondos para sus alumnos.

El concepto de la casa surge de cuatro grandes árboles que encontramos ya habitando el solar cuando lo paseamos por primera vez, tres nogales y un trueno. Su belleza nos cautivó inmediatamente y decidimos que formasen parte del proyecto. La arquitectura de la casa los envuelve, los arropa, los enmarca, los viste y los ensalza. Los árboles, ahora embebidos en la casa, habitan nuevos espacios. 

Cada una de las estancias de la casa se extiende en un espacio exterior que le corresponde y le amplía, un jardín, un patio, una terraza, aportando a cada espacio interior un paisajismo diferente, un carácter único, una luz individual, a veces reflejada, a veces directa, a veces tamizada.

Los espacios de la casa quedan delimitados y enmarcados por unos muros que se desligan y flotan y cuyo cometido es esconder y desdibujar la volumetría exterior de la casa. Los muros se extienden hasta el jardín donde los huecos que las perforan nos ayudan a leerlos como elementos independientes, plásticos. Admiramos y apreciamos el uso de color en la arquitectura mexicana, desde la arquitectura vernácula, a los maestros Barragán y Legorreta, y lo incorporamos en estos muros que caracterizan tanto el exterior como el interior de la vivienda.

La casa se organiza en tres alturas, y la gran pendiente del terreno permite se entra por el piso intermedio, quedando el piso bajo a cota del jardín pero parcialmente enterrado. Se han dispuesto aquí los dormitorios, aprovechando la inercia térmica de la tierra, aportando frescor a la casa y ahorrando energía. También potenciamos el uso de ventilación natural, orientando los huecos para que los vientos predominantes, este-oeste, favorezcan la entrada de aire fresco y evacuación de aire caliente. Estas medidas forman parte de las estrategias sostenibles de la casa, que buscan reducir su impacto medioambiental.

La cubierta se concibe como un gran cuarto exterior, delimitado por muros y ventanas que enmarcan las fantásticas vistas de los cerros Regiomontanos. En el centro de este espacio aparece la copa del gran Trueno, aportando vegetación, sombra y frescor de manera inusitada. La alberca es quizás la protagonista de este espacio, junto al asador y al chill-out, convirtiendo la cubierta en el espacio principal de entretenimiento, accesible desde la entrada de la parcela con una escalera exterior independiente.

 

 

En el interior el color ha sido de nuevo el protagonista. El pigmento de cada muro permanece dentro de la casa, reconociendo aún más su autonomía.  En algunas estancias se han empleado papeles pintados de la marca inglesa Mural Wallpaper con murales vibrantes que aportan color y diseño y, en otras, baldosas mexicanas con patrones geométricos y colores vivos.

Algunos de los productos son diseño de Moneo Brock, como las alfombras, coloridas, geométricas, orgánicas. Cabe destacar el biombo PlexiJazz, de acrílico translucido y de colores, que recibe al visitante en el vestíbulo de entrada y establece el carácter general del interiorismo. 

También se han elegido muebles de grandes diseñadores internacionales y marcas de gran prestigio con otros más genéricos pero igualmente bellos. Por ejemplo, en el salón principal se ubican dos sofás de Patricia Urquiola diseñados para Kettal y otro sofá Polder, de Hella Jongerius para Vitra.  Dos de las butacas, las Slow Chair, están diseñadas por los hermanos Bourollec para Vitra, mientras que las otras dos, las Sonia D, son diseño nuestro para la firma Ecus. El gran tapete de 3.10 x 5.45 m, imitando las tablas de madera formando un parquet, es diseño propio. La gran lámpara colgante es del diseñador Arik Levy, para VIbia, mientras que la lámpara de pie TamTam es diseño de Fabien Dumas para Marset.

Desde el comienzo del proyecto se han incorporado medidas bioclimáticas para minimizar el impacto ecológico del proyecto. La casa se forma alrededor de varios patios, generados alrededor de árboles existentes, con una lámina de agua, creando un microclima fresco y agradable y ofreciendo luz natural y aire limpio a las estancias interiores.

Las fachadas exteriores están protegidas de la insolación excesiva mediante varias combinaciones de persianas exteriores hacia el este, pantallas verticales al oeste y aleros horizontales hacia el sur, situadas al lado y por encima de las ventanas. Todos los espacios interiores disponen de iluminación natural debidamente controlada, permitiendo que el sol entre directamente muy pocas horas del día y nunca en verano. Además, los huecos están colocados de tal forma que inducen la ventilación natural cruzada.

El semi-enterramiento de los dormitorios aprovecha la gran masa de la tierra que actúa como amortiguador térmico y mantiene estable la temperatura de esta zona de la casa.  Los dormitorios quedan expuestos al jardín que da hacia el noreste, la orientación óptima para estas estancias.

La ubicación de la piscina en la azotea contribuye a la amortiguación del sobre-calentamiento de esa zona de la casa, utilizando de nuevo las propiedades térmicas de la masa de agua que mantiene una temperatura agradable gracias a los procesos continuos de evaporación y radiación nocturna. La cubierta, además de tener un fuerte aislamiento térmico, queda protegida por pérgolas y toldos.

Para completar el diseño pasivo que contribuye al buen comportamiento de la casa, se ha desarrollado un plan de aislamiento térmico incorporado a los paramentos verticales exteriores. Se ha prestado mucha atención a los puentes térmicos, insistiendo en la continuidad de una capa adecuada de aislamiento en todo momento. Además se utilizan solo ventanas con rotura de puente térmico y doble acristalamiento. En el interior de la casa, seleccionamos electrodomésticos de bajo consumo y sistemas de iluminación eléctrica basada en tecnología LED.

Compartir:

Cliente

Tecnológico de Monterrey

Localización

Monterrey, Mexico

Finalización de la Obra

Enero 2018

Arquitectos

Belén Moneo, Jeff Brock

Fotógrafo

Adrián Llaguno

Laboratorios de la Universidad del Rosario

El Campus de Quinta Mutis de La Universidad del Rosario tiene una estrecha relación con el barrio del Siete de Agosto en Bogotá. En su interior se combinan construcciones históricas de gran valor patrimonial con edificios de carácter industrial que restan valor al conjunto. El proyecto, que supone la primera fase de una renovación del campus, se sitúa en la esquina suroeste del conjunto y pretende sustituir a una serie de construcciones provisionales.

Moneo Brock propone enfatizar los valores de la Universidad del Rosario, y actualizarlos al siglo XXI. La visión de un campus universitario abierto y del edificio como ágora, no sólo para los estudiantes sino también para el barrio, supone un punto de inflexión en el proceso de diseño de este conjunto.

El  edificio de laboratorios se eleva sobre el barrio como un afloramiento mineral, dialogando tanto con la ciudad como con el rico paisaje de la ciudad de Bogotá. Este volumen se eleva sobre un basamento, de escala similar a las construcciones existentes, complementándolas y reaccionando en cada una de sus fachadas a los episodios circundantes.

Coronando el basamento, una gran terraza ajardinada suaviza la transición entre el volumen estilizado y el entorno de baja altura. La importancia de la vegetación, y la cercanía de los colombianos con su entorno botánico se dejan sentir en este espacio abierto con vistas.

Volumen alto y basamento quedan atados y estrechamente relacionados a través de una cadena ascendente de espacios comunes de doble altura que se combinan con espacios docentes y de investigación. Esto permite que el edificio se abra y tome conciencia del paisaje, además de ofrecer espacios flexibles que facilitar futuras ampliaciones y cambios de programa.

Espacios punteros que acogen e invitan a participar de esta institución a alumnos, profesores, empleados y a una comunidad de vecinos son aquí el motor de diseño.

El programa consiste en 25000 m² de edificio construido que se dividen en 12000m² de espacios docentes zonas comunes y áreas de investigación, 3000 m² de sótano y 9000m² de salones, oficinas y un gran espacio polivalente.

Compartir:

Cliente

Universidad del Rosario

Localización

Bogotá, Colombia

Superficie Construída

25.000 m²

Arquitectos

Belén Moneo, Jeffrey Brock, Fernando de la Carrera, Alejandro Cavanzo

Equipo de Arquitectura

Francisco Blázquez, Irene Alberdi

Maqueta

Moneo Brock

Maqueta 3D

Moneo Brock

Parque Fluvial del rio Tajo

La actuación principal de la propuesta es la de conservar y revitalizar el ecosistema propio del río Tajo, subrayando la importancia que tiene este paraje natural para el disfrute de todos los ciudadanos de Talavera, creando un Parque Fluvial Natural Paisajístico y Humano, apuntando a la posibilidad de que este Parque Natural del Tajo, que comienza en Talavera, pueda ir creciendo y sumando territorios y ciudades de tal manera que, en unos cuantos años, podamos recorrer las riberas de su cauce desde la sierra de Guadarrama hasta su desembocadura en Lisboa.


Por tanto, se entiende la actuación como una serie de intervenciones, todas ellas dentro del sentido global de esta prometedora idea. La primera condición será la de entender que el río debe ser el protagonista en este lugar, recuperando el importante valor que hizo que Talavera de la Reina se fundara junto a él. La segunda condición será la de hacer que el río sea accesible para el disfrute de todos los ciudadanos, para lo cual proponemos una serie de intervenciones y actividades que acercan la naturaleza y el río a la ciudad. Finalmente, si este parque se convierte en el enclave paisajístico de calidad que pensamos tiene el potencial de ser, el parque podría ser un reclamo turístico para Talavera a nivel nacional, como dotación supramunicipal, con oportunidades económicas y sociales de las que se beneficiaría la ciudad entera.


Las soluciones y los objetivos que se proponen pasan por medidas sostenibles para la mejora de la calidad del agua, la recuperación generalizada de los hábitats y especies propios del río Tajo en este tramo, la mejora paisajística, el uso del río y sus orillas acorde a la conservación de su biodiversidad y su paisaje y la exposición del proyecto a la participación ciudadana, con el fin de lograr un mayor conocimiento de su patrimonio fluvial.


Se pretende que el río sea para “todos” en sentido amplio; es decir: que permita el desarrollo de la vegetación y el complejo de hábitats propios del lugar; que albergue numerosas especies autóctonas de flora y fauna; que se mejoren y recuperen los escenarios paisajísticos del río y su vega, de gran calidad visual y enorme atractivo; que se permita el acceso a las orillas e islas a los ciudadanos de Talavera y a sus visitantes para su uso y disfrute; todo ello convenientemente armonizado para mantener la riqueza natural, el contenido paisajístico y los usos potenciales. En definitiva, se trata de conseguir un Parque Fluvial Natural Paisajístico y Humano.

Compartir:

Cliente

Confederación hidrográfica del Tajo y Ayuntamiento de Talavera de la Reina

Localización

Talavera de la Reina, España

Arquitectos

MONEO BROCK, BLASCO ESPARZA, EIN

Equipo de Arquitectura

Irene Alberdi, Mathilde Noirot